el diccionario polaco - español

język polski - español

gdzie español:

1. donde


¿Dónde estamos?
Dime dónde vivirás por favor.
¿Podrían decirme por dónde se va a la estación, por favor?
Tengo tantas cosas que decirte que no sé por dónde empezar.
Planea tu futuro, porque es ahí dónde vas a pasar el resto de tu vida.
Después de montar esta mierda de armario de Ikea, se me quedan tres tornillos en la mano, no tengo ni idea de dónde van.
El punto de vista de uno depende de dónde esté sentado.
Si supiera dibujar bien, haría imágenes del estilo de "¿Dónde está Wally?" pero omitiría a Wally.
Las siete preguntas que un ingeniero se tiene que preguntar a sí mismo son: quién, qué, cuándo, dónde, por qué, cómo y cuánto.
¡Dichosos los ojos! ¿Dónde te habías metido? Hacía siglos que no te veía.
Estoy preocupado por dónde estará él ahora.
Probablemente lo encontré en alguna otra parte antes, pero no recuerdo dónde.
Por más que lo intente, no consigo recordar dónde aparqué mi coche.
Sólo aquellos que se arriesguen a ir demasiado lejos sabrán hasta dónde se puede llegar.
—¡¿Pero dónde estás, Dima?! —preguntó Al-Sayib, cogiendo una toalla para secar la Fanta derramada.

2. dónde


¿Dónde estamos?
Dime dónde vivirás por favor.
¿Podrían decirme por dónde se va a la estación, por favor?
Tengo tantas cosas que decirte que no sé por dónde empezar.
Planea tu futuro, porque es ahí dónde vas a pasar el resto de tu vida.
Después de montar esta mierda de armario de Ikea, se me quedan tres tornillos en la mano, no tengo ni idea de dónde van.
El punto de vista de uno depende de dónde esté sentado.
Si supiera dibujar bien, haría imágenes del estilo de "¿Dónde está Wally?" pero omitiría a Wally.
Las siete preguntas que un ingeniero se tiene que preguntar a sí mismo son: quién, qué, cuándo, dónde, por qué, cómo y cuánto.
¡Dichosos los ojos! ¿Dónde te habías metido? Hacía siglos que no te veía.
Estoy preocupado por dónde estará él ahora.
Probablemente lo encontré en alguna otra parte antes, pero no recuerdo dónde.
Por más que lo intente, no consigo recordar dónde aparqué mi coche.
Sólo aquellos que se arriesguen a ir demasiado lejos sabrán hasta dónde se puede llegar.
—¡¿Pero dónde estás, Dima?! —preguntó Al-Sayib, cogiendo una toalla para secar la Fanta derramada.